¿POR QUÉ ME SIENTO ACORRALADO?

Hay momentos en la vida donde enfrentamos situaciones que nos dejan sin energía y sin entusiasmo. Las ideas ya no fluyen, nos sentimos acorralados, confundidos sin saber qué rumbo tomar para enfrentar esas batallas que solo existen en nuestro interior. Pero en esta ocasión debemos reconstruirnos y seguir adelante, es tiempo de tomar el control de nuestra vida y alejarnos de quienes nos dañan y lastiman.

Detener las emociones contaminadas

Debemos detener esas emociones que contaminan nuestra mente y espíritu, no podemos permitir darles tregua. Entre esas emociones están la venganza y amarguras, hay que terminar con ellas porque dañan el alma podrían llevarnos a tomar malas decisiones. También al momento de eliminar esas emociones que hacen daño en nuestro ser y pensamientos con ello despejaremos el camino para seguir por una ruta más clara.

Existen tempestades en las cuales nos sentiremos acorralados, pero debemos entender que estas son solo pruebas que nos ayudan a crecer y descubrir nuestro propósito en la vida. Existirán caminos que nos lastimen y torturen habrán otros gratificantes así como caminos de crecimiento donde aprenderemos a luchar como guerreros librando batallas. Esto nos ayudara a tomar el control de nuestros actos y en la toma de decisiones para seguir intentándolo.

No le temas a los riesgos, hay riesgos que se deben correr y asumir con tenacidad para poder alcanzar la victoria, nunca se es fácil. Siempre debes superar cada obstáculo que se presente con inteligencia y sagacidad.

La magia de lo posible

Nada es imposible para quienes creen en la magia de que todo es posible si se lucha por ello, pero debemos tener claro por lo que estamos luchando y jamás olvidar, agradecer a todos los que nos tendieron la mano, la gratitud es un acto de humildad que mantiene abiertas las puertas de las oportunidades.

Siempre mantenernos centrados en lo que queremos lograr en todos nuestros objetivos, competir con pasión, luchar por tu propósito y no permitir que nadie te impida avanzar hacia tus metas. Corre por tus sueños y vencerás, pero no mires atrás y si lo haces que sea solo para ver lo lejos que has llegado y todo lo que has recorrido. Gracias a todas las fallas existen nuevas experiencias y a todos los fracasos nuevas oportunidades que nos darán la victoria.

Nunca permitas que nadie te acorrale con sus juicios e interpongan creencias y convicciones diferentes a las tuyas y si lo hacen, es el momento de tomar distancia de quienes no aportan ningún beneficio a tu vida, aléjate de todos los que quieran cortarte las alas y entiende de una vez por todas que es tiempo de empezar a rugir como un león y a dejar de actuar como una oveja.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Más información