TIENES TANTA VIDA

"Solemos vivir luchando con complejos, no encontramos virtudes en nosotros mismos, pero en realidad no somos así, solo solemos ser esclavo del miedo y de los malos pensamientos".

Todos los seres humanos cometemos el error de pensar demasiado. Pensamos constantemente sobre cosas que suelen hacernos mal. Sobre cosas que nos desmotivan o nos asustan. Todos estos pensamientos nacen en un momento donde nuestras emociones están a flor de piel. Por lo tanto, no suelen dominar los pensamientos sensatos. Ocasionando que nos descarriemos del rumbo adecuado de ideas.

Cada uno de esos momentos, son el detonante para todo tipo de emociones negativas en nuestro interior. Solemos culparnos por cosas que al fin de cuenta no tienen nada que ver con nosotros. Nos sumergimos en un mar de culpa, de desesperación e incluso de desprecio. Porque nos sentimos las peores personas del mundo. Y la realidad es que, estamos completamente equivocados.

Cuando existen momentos de desesperación, debemos evitar por completo pensar demasiado. E incluso, cuando debemos tomar una decisión difícil la mejor solución será dejar todo en manos del destino. Sobre pensar las cosas es la mejor manera de asegurar que todo salga mal. Por lo tanto, debemos confiar en que las decisiones que tomemos darán los mejores resultados. Y de esta manera, disfrutamos más de cada uno de los momentos.

Algunas veces, sientes que te encuentras hundido, pero la realidad es que solo eres tú el que te está hundiendo. Vivir por los demás, vivir para complacer a otros, y vivir pensando demasiado solo ocasionará infelicidad. La vida se trata de disfrutar cada uno de los momentos del día. No decir que no a algo que deseamos hacer, y poner nuestros sueños por delante de todo. Nadie más puede vivir por nosotros. Así que es deber nuestro hacer de nuestra vida lo mejor posible.

Cada vez que cumplimos un deseo, o hacemos una actividad la cual deseábamos hacer desde hace mucho, nos sentimos más realizados. Nos sentimos felices de que por fin logramos un objetivo. Y de eso se trata la vida, de cumplir cada uno de nuestros sueños para que al final, nos vayamos felices sabiendo que todo valió la pena. Que hicimos todo lo que deseamos, y vivimos al máximo.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Más información