NUNCA HAGAS NADA PARA COMPLACER A LOS DEMÁS

Nunca hagas nada para complacer a los demás

Muchas veces, por miedo a los prejuicios, por ser aceptados, o incluso por enamorarnos, somos capaces de renunciar a nuestra identidad, siendo capaces de adoptar conductas ajenas a nuestra voluntad, solo por hacer felices a otras personas.Si quieres ser feliz en verdad, nunca hagas nada para complacer a los demás, especialmente si esto va en contra de tu voluntad. Si quieres tener más claro por qué no debes hacer esto, entonces continúa leyendo.

¿Por qué no debes renunciar a lo que eres para complacer a los demás?

Son diversas las razones por las que no deberíamos cambiar nuestra esencia, manera de ser o de pensar, para hacer felices a otras personas. A continuación, te hablare sobre algunos de los aspectos más importantes por los cuales no deberías cambiar lo que eres, aún cuando sientas que haciéndolo podrás tener la estima o respeto de las personas que te importan.

No serás feliz

En la vida, una de las cosas más importantes es alcanzar la plenitud y la felicidad. A pesar de que no existe una fórmula mágica o especial para lograrlo, mientras más auténticos seamos, más cerca estaremos de conocernos en realidad a nosotros mismos, y de aceptarnos tal cual somos.

Cuando vivimos de las apariencias cambiamos nuestra forma de ser para impresionar a otras personas, renunciamos a nuestra identidad y a lo que somos. Si adoptamos una fachada, nunca seremos felices. Por ello, si quieres realmente ser feliz, es importante que nunca hagas nada para complacer a los demás que vaya en contra de tus principios.

Perderás tu identidad

Como se ha mencionado antes, al cambiar tu forma de ser para agradar a los demás, estarás en constantes transiciones que no te permitirán definir en realidad lo que eres en esencia y por ende, perderás tu identidad.

Muchas veces, creemos que siendo complacientes o sometiéndonos siempre a la voluntad de otras personas, seremos apreciados. Sin embargo, esto es falso, por lo general, las personas con falta de criterio o personalidad, suelen ser menospreciadas y apartadas.

Ten presente, que somos seres únicos e irrepetibles, y ser auténticos es lo que nos hace especiales y nos distingue de los demás. Así que, siempre procura abrirte a quienes te rodean, mostrando lo que realmente eres en esencia, sin temor a los prejuicios.

Rodéate de personas que te acepten como eres

Tal como hemos visto, son diversas las razones por las que no deberíamos renunciar a ser lo que somos, especialmente para complacer a los demás. Incluso, si quieres aprender a ser feliz siendo tú mismo, vale la pena que pongas en práctica algunos de los principios del estoicismo, que nos invitan a cultivar nuestra felicidad para poder brindarla a los demás.

Recuerda que no podemos dar lo que no tenemos, y si no somos felices, o no nos queremos, difícilmente otros nos van a querer. Además, quien realmente te aprecia, te aceptará tal cual eres, con tus virtudes y defectos. Si quieres comenzar a notar un cambio positivo en tu vida, empieza a descubrirte, conservando en esencia lo que eres.Y recuerda, nunca hagas nada para complacer a los demás.

Deja un comentario