¿COMO LEVANTARNOS DE LA DEPRESIÓN?

En muchas ocasiones ponemos todo en las manos de otras personas y muchas veces suelen pisotearte. Se necesita de un carácter y un temperamento para equilibrar varios aspectos de la vida. Debes tener seguridad de ti mismo para no depender de nadie.

Sonríe y sigue caminando

Debemos seguir adelante, mostrando de que estamos hechos y no permitir que nadie nos adsorba y robe la energía que tenemos, no podemos resignarnos ante las adversidades de la vida. Caer es necesario, pero levantarse es una obligación.

En ocasiones la vida suele ser dura, pero en ese momento se necesita sacar el carácter que nunca pensaste poseer, no podemos ser conformistas. Existen momentos en la vida donde debemos darnos una tregua, pero después levantarnos sacudiéndonos el polvo y seguir caminando.

Defiende tus bendiciones

Se necesita tener firmeza para lograr grandes cambios, dejar la debilidad a un lado, la tristeza y los dolores, nadie llega a la cima de la noche a la mañana, se necesita la fuerza de un león, la destreza de un tigre y la inteligencia de un águila, y eso solo se consigue construyéndonos cada día, y peleando  cada bendición que Dios nos otorga. No debemos permitir que nadie nos la robe, para alcanzar el éxito.

Aumenta tu fe

La fe es importante para ganar cualquier batalla en esta vida,  las peores batallas son aquellas que se forman en nuestra mente, y suelen ser las más difíciles de vencer, pero debemos sacar la fuerza que llevamos por dentro para controlar la mente y utilizarla a nuestro favor, debemos evitar que la mente auto sabotee nuestro progreso.

Dicen que la mente posee una fuerza poderosa, y quienes  logran dominarla o controlarla más fuerza mental tendrán, para tomar decisiones y así poder prosperar. Conociéndose  a sí mismo, teniendo siempre presente que el dolor es temporal pero la gloria es para toda la vida.

La fortaleza del ser humano radica en su fe, en la necesidad de sobrevivir a las adversidades y penurias de  este mundo. Las personas se van haciendo más fuerte tanto físicamente como mentalmente, gracias a las pruebas que enfrentamos a diario. La fortaleza humana es un don divino que florece cuando realmente se necesita.

El lado positivo de las cosas

Se necesita valor para tomar nuestras propias decisiones, si permitimos que las personas decidan por nosotros, estaremos aceptando que nos pisoteen a su antojo producto de esa fragilidad, de ese miedo a equivocarnos y ser juzgados si nos equivocamos alguna vez,  pero es el momento de hacer el cambio  de buscar una perspectiva positiva ante todo. Debemos tener una fe inquebrantable.  Con el fin de adquirir esa fortaleza que necesitamos en medio de nuestras calamidades.

Levántate con la fe de que todo saldrá bien, de que esta vez todo será mejor y  valdrá la pena, suelta ese miedo y da ese gran paso aunque, la incertidumbre se apodere de nosotros en ocasiones, son buenas porque nos ayudan a sacar esos talentos que tenemos ocultos.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Más información