EXISTE EL RACISMO

¿Existe el racismo?

Recientemente, hemos visto acontecimientos en el mundo, que nos han hecho pensar que el amor en la humanidad puede estarse perdiendo cada vez más. A pesar de que todos somos iguales, y tenemos el mismo valor como personas, hay quienes discriminan por la raza, el color de piel, la etnia, entre otras características más. Todo esto nos hace preguntarnos por qué existe el racismo en la humanidad. Hoy, analizaremos este aspecto, que tanta división y daño causa.

¿Qué entendemos por racismo?

Cuando hablamos de racismo lo primero que se nos viene a la cabeza es discriminación y rechazo hacia otras personas por ser diferentes. Precisamente, el racismo es un tipo de discriminación (y una de las más comunes en la actualidad) que se manifiesta en forma de odio y otras actitudes hostiles hacia personas que muchas veces no conocemos, solo por ser diferentes.

De manera que, cuando juzgamos a alguien bien sea por su color de piel, su raza, sus ideas, o por algún rasgo físico distinto al nuestro, estamos siendo racistas. El racismo puede ocurrir por diferentes motivos, y lejos de ser algo bueno, solo demuestra pobreza en el alma, falta de consciencia, y por supuesto falta de amor, tanto en nosotros mismos, como hacia la humanidad.

¿Qué tipo de racismo existen?

A pesar de que el racismo que más suele verse en el mundo es el de la discriminación por el color de piel, existen diversos tipos de actitudes racistas que no debemos dejar pasar por alto. Sobre algunos de estos tipos de racismo, te hablare a continuación:

Racismo biológico

Es el tipo de racismo más común que existe y en donde más discriminación suele verse. Las personas que predican este tipo de racismo, suelen tener la falsa idea de que su raza es superior, y que las razas con características físicas distintas son inferiores.

Esto hace, que quienes practican el racismo biológico piensen que las personas con aspecto diferente (como el color de piel, por ejemplo), no tienen los mismos derechos, e incluso que estos deben ser menospreciados y excluidos de la sociedad. Un claro ejemplo de este tipo de racismo, lo vivió la humanidad hace un poco más de 200 años, cuando existía la esclavitud.

Racismo simbólico

El racismo simbólico se liga más con las ideas y pensamientos de ciertos círculos sociales. Quienes simpatizan con este tipo de racismo, suelen agruparse en pequeños grupos, en donde existe afinidad de pensamiento e ideas mutuas, mostrando poca empatía, así como rechazo hacia las personas que no pertenecen bien sea a determinada comunidad, o que piensan diferente.

A pesar de que no es un tipo de racismo del que se habla demasiado, sí que lo podemos ver presente en el mundo, especialmente en los grupos bastante arraigados culturalmente a diversas prácticas o tradiciones.

Racismo etnocentrista

Se trata de uno de los tipos de racismo menos tolerantes que existen. Quienes apoyan el racismo etnocentrista, creen que por pertenecer a un lugar determinado del mundo son superiores culturalmente a los habitantes de otros lugares. Muchas veces, este tipo de racismo puede ir de la mano con la Xenofobia (el rechazo hacia el extranjero).

Desestimando así, las creencias, prácticas culturales y diversidad de pensamiento de otras personas que sean ajenas al territorio habitado por quienes practican este tipo de racismo. Como muestra de esto, puede verse la gran cantidad de discriminación que sufren desde hace años, las personas que emigran a distintos países en busca de oportunidades y una mejor calidad de vida.

Racismo aversivo

Por último, tenemos al racismo aversivo, caracterizado por ser de los tipos de racismo que mejor suelen disfrazarse. Incluso, existen casos de personas que dicen estar en contra de las prácticas racistas, pero pueden llegar a practicar este tipo de racismo bien sea de manera consciente o inconsciente. Siendo los racistas aversivos, personas con pocos niveles de tolerancia.

Lo que hace difícil de detectar el racismo aversivo, es que el mismo propone la igualdad y derechos en todas las personas, sin importar su raza, credo, ni cultura. A pesar de estos principios, quienes participan en este tipo de racismo, suelen mostrar poca empatía, e incluso llegar a excluir a otras personas bien sea por verse distintas, o por no simpatizar con las ideas propias.

Todos somos iguales, dile no al racismo

Como hemos visto, si existe el racismo y en diversas formas, siendo algunos más difíciles de detectar que otros. Sin embargo, no debemos olvidar que todos en esencia somos iguales a pesar de que físicamente luzcamos distintos, tengamos diferentes costumbres o tradiciones culturales, sin importar la parte del mundo en donde vivamos. Recordemos que todos los seres vivos venimos de la misma emanación divina, pues somos hechos a imagen y semejanza de Dios.

Ante esto, lo mejor que podemos hacer es cultivar todos los días el amor en nuestros corazones, alejando el rechazo, la discriminación, o el odio hacia los demás por verse o pensar distinto a nosotros.

El racismo solo divide a la humanidad, y llena nuestros corazones de maldad. Seamos agentes de cambio en el mundo, para que este sea cada vez un lugar mejor, y procuremos practicar uno de los mandamientos más importantes “amar al prójimo como a nosotros mismos”.

Deja un comentario