EGO

Es aquello que nos proporciona identidad es el “Yo soy” de la persona: “Yo hago”, “Yo digo”, “Yo necesito”. Por otra parte, Ego, también puede significar sobre valoración de uno mismo: “Yo nunca me equivoco”. Así que, dependiendo del enfoque que podamos darle, puede variar su significado. Hoy, hablare con mayor detalle sobre qué es el Ego y sus variaciones. Así, podrás identificarlo con mayor facilidad y sabrás cómo abordarlo.

¿Cómo se forma el Ego?

Nuestro Ego se forma desde que somos muy pequeños, al entrar en contacto con nuestra familia, sociedad, cultura, etc. Vamos creando una identidad propia que depende en gran manera de los juicios y opiniones de los demás.

Según el concepto que creemos de nosotros mismos, esto puede beneficiarnos o perjudicarnos.Ya que, si no hacemos un manejo adecuado del mismo, no podremos fluir con la vida de una manera positiva y constructiva.

Tipos de Ego

Debemos tener presente, que el Ego puede verse presente en diversos aspectos de nuestra vida. Siendo algunos de los tipos de Ego más comunes, los que te mencionamos a continuación:

  • El Sabelotodo (cree saber sobre todas las cosas, y si no lo sabe, finge saberlo cuando otra persona ha comentado sobre un tema que él no maneja).

 

  • El Orgulloso (no acepta perder. Discute y discute, buscando que le den la razón).

 

  • El Envidioso (no soporta que otros tengan éxito, entonces habla mal de esas personas y les busca el lado negativo para degradarlas).

 

  • El sordo (nunca escucha a los demás, le gusta hablar sólo a él. Literalmente, parece que no escuchara lo que las otras personas dicen).

 

  • El Prestigioso (busca reconocimiento. Siempre habla de que él es el mejor, “Yo lo hago mejor, nadie lo hace como yo”).

 

  • El Manipulador (Engaña, miente, tergiversa la información para que todo se acomode a su favor)

Este último tipo de Ego, suele ser muy inteligente para acomodar las mentiras y hacerlas pasar como si fueran verdad. Además, intenta hacer dudar a los demás de una verdad, afirmando su mentira hasta el final.

¿Cómo podemos aprovechar el Ego para nuestro beneficio?

Es primordial poder identificar nuestros errores, nuestros defectos y miedos ante los demás. De esta manera, podremos reconocer en qué estamos fallando para empezar a eliminar todo aquello que nos resta y sumar todo lo que contribuya a ser mejores personas.

Como el Ego, es el “yo soy” de la persona, entonces construir un “yo soy” positivo alimentará al ego de forma sana. Esto, nos ayudará en nuestro crecimiento personal con el fin de lograr metas y objetivos en la vida de forma más positiva y gratificante.

No olvidemos, que todos los caminos que llevan hacia una trascendencia espiritual nos hablan sobre el desapego y la humildad. El Ego por su parte, se arraiga al apego (emocional, material y físico).

Por ello, para poder ser felices y nutrir nuestro ego de forma positiva, debemos procurar en lo posible, tener consciencia sobre aquello que nos rodea día a día, procurando ser mejores personas, sin dañar a los demás y sin dañarnos nosotros mismos. Solo así, podremos alcanzar realmente la verdadera plenitud y felicidad.

Deja un comentario