PROCESO

“Nunca pierdas la “FE” solo es un proceso, es necesario para tu vida que pases por ello, serás probado como el oro, pero solo es para poder moldear tu carácter”.

Cuando nos encontramos en medio de una situación difícil, muchas veces nos preguntamos ¿Por qué nos está pasando esto? Sin embargo, esa no es la pregunta que debemos hacernos.

Lo que en realidad debemos preguntarnos es ¿Qué estamos aprendiendo a través de esta experiencia? Ya que, existen numerosas cosas en nuestra vida que no somos capaces de cambiar. Por ello, siempre será necesario que viajemos a través del rumbo en que la vida nos guía. Solo necesitamos saber, que todo lo que sucede en esta vida es por una simple y única razón, para que aprendamos.

Cada proceso que pasamos, y cada experiencia que vivimos, es la oportunidad perfecta que tenemos para aprender y crecer. Ya que todo es pasajero, no volveremos a repetir una misma ocasión dos veces.

Así que aprende a abrazar cada proceso por el que atravieses. Intenta aprender lo mejor y lo peor. Para que, en el futuro, tengas mucho más claro qué hacer y qué no hacer.

Todo pasa por una razón y nada permanece quieto mucho tiempo

Sea cual sea la experiencia por la que estés pasando, ya sea buena o mala, deberás aprender a fluir con ella. No puedes luchar contra las cosas que la vida te presenta, ya que sería luchar contra el cambio mismo.

Una vez que hayas superado todo el proceso, hayas sanado tus heridas y te sientas mucho mejor, verás que no todo fue tan malo como pensabas. Te darás cuenta de que fue lo mejor que pudo haberte pasado.

Sabrás que no pudo haber sucedido de otra manera, ya que los resultados y el aprendizaje no hubieran sido los mismos. Por eso, mantén siempre la calma y busca apoyo en la meditación. Piensa ¿Qué puedo adquirir de este proceso? ¿Qué enseñanzas estoy aprendiendo? Todo con el fin de crecer como persona, y aprender a que en esta vida debemos dejar libre el flujo de las cosas.

Por todas esas razones, y además, para darle un poco de paz a tu mente. Debes saber que todas las cosas son efímeras. No siempre estarás en la situación que te encuentras ahora. Solo debes seguir escalando peldaño por peldaño, paso por paso, y verás como el día en que menos lo piensas, llegarás a esa cima en la que siempre has querido estar.

Luego mirarás atrás, y agradecerás todas y cada una de las cosas que te sucedieron. Porque gracias a ellas eres la persona que ahora eres. Con mucha más sabiduría, mucha más calma y en paz.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Más información