RELACIONES TÓXICAS

Relaciones tóxicas: todo lo que debes saber

El “amor” es el sentimiento mas bonito que puede existir y si alguna vez te has enamorado, sabrás la magia que trae consigo este sentimiento, en donde todo parece perfecto. Sin embargo, debes saber que las relaciones amorosas atraviesan diversas etapas, y si no se les presta atención a las señales que aparecen, podemos llegar a vernos involucrados en relaciones tóxicas. Hoy, te hablare sobre estas, para que puedas aprender a identificarlas y evitarlas.

¿Qué son las relaciones tóxicas?

Como lo indica su nombre, las relaciones tóxicas es el vínculo que mantenemos con nuestros seres queridos (especialmente con la pareja), que pueden hacernos daño, aunque muchas veces no estemos conscientes de ello, o no lo aceptemos.

Esto como consecuencia, trae desdicha a nuestra vida, así como sensación de infelicidad, hostilidad, y conflictos continuos al compartir con la persona que se mantiene la relación tóxica.

Tipos de relaciones tóxicas

Existen diferentes tipos de relaciones tóxicas, y cada una de estas se pueden identificar debido a ciertas características bastante notorias. Encontrándose, entre algunas de las relaciones tóxicas más comunes las siguientes:

Relación basada en el chantaje emocional

Se trata de una de las relaciones tóxicas más comunes, y tal como lo indica su nombre, esta suele basarse en la manipulación, en donde una de las personas de la relación asume el papel de víctima, y la otra de ‘victimario’.

Esto muchas veces, puede convertirse en una costumbre dentro de las parejas, y aunque ambas personas aprendan a convivir con esto, solo creará inestabilidad emocional, daños frecuentes, y desamor.

Un claro ejemplo de una relación basada en el chantaje emocional, lo veremos cuando se pierde el criterio en la relación, y una de las personas siempre cede a todas las exigencias de su pareja. Además, otra señal bastante clara la podemos ver si tu pareja te descalifica constantemente, te recrimina todo lo que haces, o incluso llega a insultarte, ofenderte o golpearte en un caso extremo. Ante cualquiera de estas señales, lo mejor que puedes hacer es terminar la relación.

La relación que se idealiza

Las relaciones no son perfectas, y ese es un principio que debe tenerse claro al momento de mantener un vínculo sentimental con alguien más. Sin embargo, en muchos casos las personas tienden a idealizar a sus parejas y relaciones, creando expectativas muy altas, que se encuentran en la mayoría de casos bastante alejadas de la realidad.

El problema de esto, es cuando con el transcurrir del tiempo las personas se dan cuenta que las cosas no son como esperaban en la relación. Ante esto, lo más probable es que se busque hacer que la pareja cambie, enfocando ese sentimiento a través de la frustración, para que esta sea lo que se esperaba o idealizaba. Generando así, una relación tóxica basada en la inconformidad.

Las relaciones basadas en el miedo

Por último, nos encontramos con las relaciones tóxicas basadas en el miedo. Muchas veces cuando se desvanece el amor, las personas pueden seguir juntas en una relación por diversos miedos (abandonar la zona de confort, separarse de los hijos en caso de que estos existan en una relación, o por dependencia emocional).

Esto como consecuencia, hace que la persona que ya no ama a su pareja se sienta desdichada y atada a su compañero sentimental,asumiendo que no tiene otra opción. Lo cual, termina generando infelicidad en ambas partes, sensación de culpa, inconformidad, y por ende, una relación tóxica.

Aleja de tu vida las relaciones tóxicas

Tal como vez, son diversas las relaciones tóxicas que existen, y las señales para identificarlas son bastante claras. Así que, si te has sentido identificado/a con algunas de las relaciones tóxicas que mencionamos, vale la pena que cuestiones si eres feliz con tu relación, y si realmente estás con la persona que amas, o más importante aún, si de verdad quieres compartir toda tu vida con esta.

Recuerda que solo se vive una vez y debemos buscar rodear nuestra vida de todo aquello que nos haga feliz, alejando las cosas negativas. Así que, si llegas a sentir estancamiento, desdicha o infelicidad, quizá es momento de que busques darle un cambio de 180 grados a tu vida.

También las relaciones tóxicas no solo se dan en la pareja, también pueden verse presentes con la familia, los amigos, e incluso en el trabajo. De modo que, lo mejor que puedes hacer desde hoy, es proponerte a distanciar todas las relaciones tóxicas que puedas identificar en tu diario vivir.

Convierte tu felicidad en una prioridad, y no dejes de ser feliz nunca por intentar hacer feliz a alguien más.

Deja un comentario